Ruraq Maki

El torito de Checca Pupuja

El “torito” es una de las piezas más emblemáticas de la cerámica peruana . Producido tradicionalmente por los ceramistas de la comunidad campesina de Checca Pupuja, ubicada en el distrito de José Domingo Choquehuanca, provincia de Azángaro, departamento de Puno. Adquirió particular atención en la década de 1940 cuando en la estación ferroviaria Pucará los ceramistas la ofrecían a los viajeros entre viandas y bebidas. Es en este contexto que esta pieza se hace conocida como “torito de Pucará”, en alusión al lugar donde se comercializaba.
Esta figura corresponde con una pieza de cerámica en la que se representa minuciosamente la figura del toro durante la marcación de ganado o señalacuy. Algunos investigadores sostienen que la pieza es leída como una conopa (objeto con una forma particular) propiciatoria de la vida agropecuaria.

El señalacuy, rito de marcación de ganado ha variado en la costumbre, ya no se ata ni tumba al toro para hacerle incisiones en la frente y el cuerpo. Mariano Choquehuanca cuenta “mis abuelos dicen que con el señalacuy se traía buen año y abundancias. Pero luego fue prohibido porque era sangriento.”
El ceramista refiere que ahora la costumbre ha cambiado “cuando alguien se casa le regalamos dos toritos para que tengan abundante ganado. La pareja los tiene que guardar hasta su muerte debajo de la tierra, en medio de su terreno”.